Pablo Pardo: “10 años de cárceles secretas. De Guantánamo a Afganistán”

Washington D.C. – ¿Qué empujó a Pablo Pardo a escribir un libro sobre las cárceles secretas que emergieron de la marejada de la “guerra contra el terror”? En primer lugar —nos decía Pablo a los que tuvimos el placer de compartir esta sesión de Zorba con él—, una pasión personal por Afganistán. En segundo lugar—nos atrevemos a añadir nosotros—, esa curiosidad atenta, quirúrgica, que se sorprende de lo que acontece en nuestro mundo y que poseen todos los grandes periodistas.

Pasión y curiosidad que llevan a nuestro invitado a preguntarse, de manera retórica, respetuosa pero suspicaz, por qué los Estados Unidos nunca han negado la existencia de estas cárceles secretas, por qué han dedicado tanto esfuerzo en crear nuevas doctrinas legales que ampararan los excesos cometidos, por qué los prisioneros de esas cárceles eran sólo extranjeros y no estadounidenses, o por qué se crearon sin demasiados sobresaltos jurisdicciones especiales para poder interrogarlos.

Curiosidad y pasión que hicieron que Pablo Pardo entrara en contacto, al llegar a Washington D.C. con personas que vivieron de primera mano lo que realmente quiere decir “enhanced interrogation technique”, una de ellas, la más importante pues es la protagonista de El Monstruo. Memorias de un interrogador (ed. Libros del K.O., 2011), siendo Damien Corsetti.

A través de sus más de 20 horas de conversaciones con Corsetti —y las 4 ó 5 con su abogado—, Pablo pudo comprobar los múltiples desmanes e incongruencias en los que incurrió el gobierno estadounidense tras las invasiones de Afganistán y de Irak. Desde las disfuncionalidades en la compra de equipos militares, pasando por las técnicas utilizadas para conseguir información de los prisioneros, hasta la falta de capacitación psicológica y profesional de muchos de los interrogadores.

De las descripciones de nuestro invitado, de sus respuestas ante nuestras preguntas, quedó el regusto amargo de un ordenado caos bélico al más puro estilo Apocalypse Now, de una pesadilla para prisioneros e interrogadores, de las dudas que permanecerán sobre la existencia de posibles alternativas para alcanzar los mismos objetivos militares y de inteligencia. Dudas sobre si es la nacionalidad, la cultura o el contexto lo que condiciona irremediablemente nuestro actuar o si es la parte más recóndita y oscura de la naturaleza humana la que se asoma por entre las brechas de nuestra civilización.

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s