Ruido y mentiras que paralizan la salud – por Gustau Alegret

Washington, DC.- Últimos trámites para la reforma sanitaria. El Comité de Finanzas del Senado votará la próxima semana el texto final de su informe, resultado de casi dos semanas de discusiones y enmiendas. Si el texto supera la votación, se fundirá con el informe ya aprobado del Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones, y este texto entrará en la recta final del debate específico de la reforma sanitaria, la firma del Presidente Obama y el retorno de la ley al pleno de la Cámara y el Senado. Lo interesante del proceso, será ver qué más pierde la iniciativa presidencial por el camino y cuán profunda será finalmente la reforma que quería Obama, si la hay.

Estados Unidos es un país de emprendedores que se tiran al vacío sabiendo que la red de protección del Estado no está, y la reforma de Obama choca con esa mentalidad que ha sido uno de los motores del progreso del país. No les gusta el intervencionismo del Estado. El “ruido” y las “mentiras” del debate público de la reforma de salud, como las ha definido Obama, han calado en una parte importante de la sociedad, generando miedo a un Estado decidiendo por sus ciudadanos. Y el miedo paraliza.

La mayoría de los norteamericanos saben de las dolencias del actual sistema de salud que es caro e injusto, pero temen que lo que puede venir sea peor. Tras pagar durante muchos años su propio seguro de salud, ven con recelo un cambio que podría encarecer las cuotas —como amenazan las empresas sanitarias— o disparar el déficit público y los impuestos —como repiten incansablemente los republicanos. El miedo cala y paraliza, y no ayuda a un debate que es ya más emocional que racional.

Bill Clinton lo intentó hace 12 años y fracasó. Obama goza de una popularidad inigualable y dispone aún de la mayoría suficiente en la Cámara de Representantes y el Senado, pero sus esfuerzos topan con congresistas prisioneros de intereses políticos, parte de los cuales están de campaña para renovar la confianza de sus ciudadanos en 2010; y de intereses empresariales que condicionan la discusión con importantes contribuciones económicas. Todos ellos han ensuciado un debate con campañas de miedo y mentiras que mantienen la cobertura sanitaria norteamericana a niveles vergonzosos. Y mientras tanto, la deuda en salud sigue siendo la primera causa de bancarrota personal en los Estados Unidos.

Gustau Alegret

Periodista

(Artículo publicado en Diari de Washington)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: