María Garrote: “Reforma electoral en tiempos de erosión democrática”

Madrid.-  El martes tuvimos una lección magistral de la mano de María Garrote de Marcos sobre el sistema electoral español y su posible reforma ante la percibida erosión democrática. María abordó tres cuestiones: ¿A qué erosión democrática nos referimos y cuales son sus causas? ¿Qué caracteriza al sistema electoral español? ¿Qué posibles reformas podrían dar mejor acomodo a la realidad socio-política actual en España?

WhatsApp Image 2018-03-21 at 12.37.35

La erosión democrática es un fenómeno que estamos observando más allá de Espana, en Europa y Estados Unidos entre otros. La quiebra afecta tanto a la democracia (¿porqué incluso nuestros políticos parecen estar fuera de los circuitos de toma de decisiones que radican en esferas supranacionales o en los mercados financieros?), como a la teoría de la representación, y a la representatividad (¿superada la división de clases, cómo pueden representar los políticos actuales a sociedades con multitud de fracturas?).

Por otro lado, el sistema electoral español está desfasada de las necesidades sociopolíticas actuales. El sistema se diseñó en el contexto de la Transición con el objetivo de proporcionar representación, gobernabilidad y legitimidad. Uno de los desafíos en aquel momento era la falta de cultura democrática tras la dictadura y la ausencia de partidos políticos fuertes. Otra preocupación fundamental era proporcionar representación a las distintas fuerzas políticas relevantes y en este sentido el eje territorial era (y es!) fundamental. La ley electoral española cumplió su fin al cien por cien.

Una de las quejas actuales es la desigualdad formal a la que lleva la ley electoral. Y es que efectivamente hoy el voto de un ciudadano en Soria pesa mucho más que el de un madrileño. El problema viene de que se optó por un sistema proporcional, aplicando la ley D’Hondt, pero con una circunscripción  muy pequeña: la provincia. Los 350 escanos se reparten primero atribuyendo 2 a cada una de las 50 provincias y 1 a cada ciuda autónoma, y luego por población. Este sistema pretende dar una representación importante a los territorios, lo cual se entiende más aún dado el papel secundario que juega el Senado en nuestro sistema político.

Hay varias reformas que podrían mejorar el sistema: cambiar la circunscripción de la provincia a la comunidad autónoma e introducir las listas abiertas. La primera reforma aumentaría la igualdad formal, ya que reduciría las diferencias actuales entre el peso de un voto de un lugar a otro según la densidad de población. La segunda cambiaría la cultura política al darle más peso a los candidatos en sí (y no a las cúpulas de los partidos), aumentando la rendición de cuentas o accountability. Por supuesto, uan reforma más produnda que cambiase el papel del Senado –si el Congreso fuese la cámara de representación popular mientras que el Senado fuese la cámara territorial– podría incidir en la lógica de la atribución de escaños.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: